****
Este sitio web utiliza cookies, además de servir para obtener datos estadísticos de la navegación de sus usuarios y mejorar su experiencia de como usuario. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información en nuestra política de cookies pulsando aquí.
Entendido
Iniciar búsqueda
Cerrar
Contracepci?n

Métodos anticonceptivos… ¿Cuáles se utilizan realmente?

RESUMEN Objetivo: Obtener información acerca de los métodos anticonceptivos utilizados por nuestras usuarias en el momento de la consulta, grado de satisfacción, conocimiento e información recibida respecto al mismo, cumplimiento, embarazos no planificados y otros datos de interés ginecológicos y socio-demográficos. Población, Material y Métodos: Estudio descriptivo, longitudinal y prospectivo basado en los resultados obtenidos de un cuestionario realizado a una muestra de las pacientes (n=87), de entre 16 y 45 años, que acudieron al Servicio de Urgencias Ginecológicas del Hospital General Universitario de Alicante durante el periodo comprendido entre junio 2010 y noviembre de 2011. Resultados: El método anticonceptivo más utilizado por las usuarias encuestadas es el preservativo (88,5%) con un nivel de satisfacción de uso de 6,3, seguido por la píldora ( 75,9% ). El  20,6% (13% ella+ 7,6% familiares y amigos) de las mujeres eligió el método anticonceptivo sin consultar previamente con un profesional sanitario. La edad de inicio de las relaciones coitales fue de 16,9 años. Un 35.6% refería haber tenido al menos un embarazo no planificado y el 70,9% de las mismas refieren haber recurrido a una interrupción legal del embarazo (ILE).  El 58,6% (n=51) de las usuarias refieren haber mantenido en alguna ocasión, relaciones sexuales de riesgo. Conclusiones: Consideramos que la educación es el arma principal de la que disponemos los profesionales sanitarios para alcanzar el objetivo que, en esta materia de salud sexual y reproductiva es, evitar embarazos no deseados y que las mujeres y sus parejas puedan disfrutar de una plena y satisfactoria sexualidad a través  un adecuado acceso a la planificación familiar.

SUMMARY The aim of this study is to obtain some information about the anticonceptive methods used by our patients in terms of: type, satisfaction, knowledge or information about it, grade of compliance, not desired pregnancy and other data with gynecologist, social or demographic interest. Material and Methods: We conducted a descriptive, prospective and longitudinal study. We ask our patients to complete a questionnaire. A total of 87 women, assisted in the emergency gynecology department at the “Hospital General de Alicante”, participated. Women were aged between 16 and 45 years old, from June 2010 and November 2011. Results: The most employed anticonceptive method among our patients is the preservative (88,5%), which satisfaction level was 6,3 , followed by the contraceptive pill (75,9%). 20,6% of women selected the anticonceptive method without consulting a health worker. Sexual relationships beginning. The mean age of coital debut was 16,9 years old. A 35,6% have had an unplanned pregnancy and a 70,9% a legal abortion. A 58,6% (n = 51) of patients declared a sexual risk behaviour at least once. Conclusion: Education is the most powerful weapon of health workers to achieve the most important objective in sexual matter, to avoid unplanned pregnancies. Women and their partners must enjoy a satisfactory sex life through an adequate upon family planning.
Autores:
Silvia Inés Delgado García y cols.
Silvia Inés Delgado García*, Cecilia Oliver Sánchez*, Ana Belén Oliva García*, Tina Aurora Martín Bayón**, Macarena  Quesada Moreno***, Juan Carlos Martínez Escoriza**** *Residente de 4º año de Obstetricia y Ginecología del Hospital General Universitario de Alicante, España. **Adjunta Titular de Obstetricia y Ginecología del Hospital General Universitario de Alicante, España. ***Especialista en medicina familiar y comunitaria. Centro de Salud Sexual y Reproductiva Campoamor, Alicante. Vicepresidenta de la SEC. ****Jefe de Servicio de Obstetricia y Ginecología del Hospital General Universitario de Alicante. Servicio de Obstetricia y Ginecología del Hospital General Universitario de Alicante. 03012. España.
Cita:
( Rev. Iberoam. Fert Rep Hum, 2013; 30; 41-50 © Revista Iberoamericana de Fertilidad y Reproducción Humana

Palabras clave

Palabras Clave: Anticoncepción
Anticonceptivos
Planificación familiar.

Keywords

Keys Words: contraception
Contraceptives
Family planning.

Publicidad:


INTRODUCCIÓN



La planificación familiar, según la OMS, permite a las personas tener el número de hijos que desean y determinar el intervalo entre embarazos. Se logra mediante el uso de métodos anticonceptivos (1),  respetando así uno de los derechos humanos fundamentales: el de elegir libremente la descendencia además de permitir mejorar las tasas de supervivencia infantil, tanto en los países en desarrollo como en los desarrollados. Al mismo tiempo, mejora la salud materna por cuanto permite tener los hijos en el momento más adecuado, tanto desde el punto de vista físico como psico-social.

Son muchos los factores que influyen en la utilización de un método anticonceptivo por una determinada población, pero entre todos ellos podríamos destacar, sobre todo, dos:




• la accesibilidad y

• el conocimiento o la información que se posea sobre ellos (2).


En el momento actual estamos, teóricamente, en una situación en la que las mujeres y los hombres en España, tienen acceso a todo tipo de anticoncepción tanto a nivel del sistema público como de la medicina privada; a pesar de ello no se reducen las cifras de embarazos no deseados y de abortos, sobre todo entre la población  joven y en inmigrantes (3).

Desde el año 1997 se vienen realizando, por parte del Equipo Daphne, encuestas nacionales  Bienales sobre el uso de métodos anticonceptivos en España, tanto entre la población general, como entre los grupos específicos de jóvenes y mujeres de más de 40 años.

La última encuesta de 2011 del estudio Daphne pone de relieve el no uso de protección anticonceptiva, el recurso a métodos poco eficaces y el mal uso o uso inconsistente (no en todas las relaciones sexuales) de métodos como el preservativo, de tal forma que se calcula que 1.950.000 mujeres en España se han expuesto al riesgo de un embarazo no deseado en sus relaciones sexuales (4).

Por todo ello, desde nuestro Servicio de Obstetricia y Ginecología, decidimos poner en marcha un Estudio para acercarnos más a la realidad anticonceptiva de nuestra población y una vez tuviéramos más información, activar aquellos procedimientos y medidas a nuestro alcance para dar mejor respuesta a las necesidades de salud detectadas.

 



MATERIAL Y MÉTODOS



Se realizó un estudio descriptivo, longitudinal y prospectivo de pacientes que acudieron al Servicio de Urgencias del Hospital General Universitario de Alicante durante el periodo comprendido entre junio 2010 y noviembre de 2011 para un tamaño muestral de 87.

El estudio se llevó a cabo a través de un cuestionario cumplimentado por el facultativo mediante entrevista voluntaria a la usuaria al finalizar el Proceso de Atención de Urgencias por el que la usuaria acudía al Centro Hospitalario. Esta entrevista se realizó por tres de los facultativos residentes del Hospital General Universitario.

Los criterios de inclusión para poder realizar la encuesta eran:




1. Edades comprendidas entre los 16 y 45 años.

2. Consentimiento verbal de responder la encuesta, entendiendo plenamente el idioma hablado.

3. Que el motivo que originaba su Atención en urgencias fuera de origen ginecológico, y no obstétrico.

4. Que el diagnóstico y tratamiento dados al proceso de urgencias, no requiriese ingreso hospitalario.


En la encuesta se obtiene información, de manera voluntaria, acerca de las siguientes cuestiones:




• datos sociodemográficos ( edad, estudios, nivel socio económico, país de origen), y

• datos ginecológicos ( revisiones, embarazos, abortos, infecciones de transmisión sexual). También preguntábamos el tipo de método anticonceptivo utilizado (tanto a lo largo de su vida como en el momento de la encuesta), así como quién le informó y prescribió los mismos. Igualmente preguntábamos el grado de satisfacción con los métodos anticonceptivos que había utilizado en una escala del 1 al 10, donde 1 es muy insatisfecha y 10 muy satisfecha con el método usado, frecuencia de uso de anticoncepción postcoital e interrupciones legales del embarazo, motivos de abandono de métodos anticon­ceptivos, y frecuencia de olvidos de la anticoncepción hormonal combinada oral. Figura 1.


Los datos se procesaron con el programa de Microsoft Access y Excel como gestores de la base de datos. Dichos datos se volcaron posteriormente al programa estadístico SPSS (Stadistical Package for Social Sciencies) versión 19 para Windows para el análisis de los mismos. Se hizo una de variables cualitativas y determinar la existencia de asociación entre ellas, utilizamos la prueba estadística de la Χ2 . Se fijó como grado de significación estadística un valor del 95% (p<0,05).









 



RESULTADOS



El tamaño muestra final fue de 87 mujeres. La edad media de las encuestadas fue de 28,55 años, siendo de 17 años la de menor edad y de 43 la de mayor edad.

Respecto a los datos sociodemográficos el 73,6% (n=64) de las mujeres eran españolas de raza blanca, seguida por las españolas de raza gitana con el 12,7% (n=11) y sudamericanas el 11,5% (n=10); el resto 1,1% (n=1) fueron afroamericanas y orientales 1,1% (n=1).

En cuanto a creencias religiosas el 25,3% (n=22) se confesaban ateas, el 70,1% (n=61) cristianas y el 4,6% (n=4) musulmanas.

De la población encuestada: el 4,6% (n=4) no tenían estudios, el 26,4% (n=23) tenían estudios primarios, el 41,4% (n=36) secundarios, el 21,9% (n=19) estudios universitarios y el 5,7% (n=5) formación profesional. Figura 2

Los datos acerca de salud sexual y ginecológicos: El 96,5% (n=84)  de las encuestadas refieren tener ciclos menstruales regulares, y el 70,1% (n=61) dice acudir con regularidad a sus reconocimientos ginecológicos. Más de la mitad de las usuarias 55,2% (n=48), refieren haber ido alguna vez a Planificación Familiar.

En cuanto a sus relaciones de pareja el 86,2% (n=75) tienen pareja sexual estable. Sólo el 18,4% de las usuarias encuestadas (n=16) reconocen haber contraído alguna infección de transmisión sexual que se desglosan en la figura  3.

La edad media de la primera relación sexual fue a los 16,9 años, el promedio del número de parejas sexuales fue de 4,4. En cuanto a la frecuencia media de relaciones sexuales el 41,4% (n=36) era de más de 4 veces a la semana, el 36,8% (n=32) entre 1 y 3 veces a la semana, el 16,1% (n=14) más de una vez al mes pero menos de una vez a la semana, y el 5,7% (n=5) menos de una vez al mes.

En cuanto a la elección del método anticonceptivo, el 64,4% (n=56) de las usuarias refieren que son ellas las que lo eligen, frente al 34,5% (n=30) que la decisión es conjunta con su pareja, o el 1,1% (n=1) que lo elige la pareja. Figura 4.

El 35,6% (n=31) de las usuarias refieren haber tenido al menos 1 embarazo no deseado o no planificado, y el 70,9% (n=22) de las usuarias que se quedaron embarazadas sin planificarlo, refieren haberse realizado una interrupción legal del embarazo al menos en 1 ocasión, siendo un 12,9% (n=4) del total de las usuarias que se sometieron a una interrupción, las que lo habían realizado en  3 o más ocasiones. Las principales razones que aluden a la pregunta de por qué se realizaron una interrupción legal del embarazo fue la edad y motivos laborales y personales. A la pregunta de si habían utilizado algún método anticonceptivo en esa ocasión, el 100% de ellas respondieron que no, y que no utilizaron ningún método posterior como la píldora de anticoncepción de urgencia porque no consideraron de riesgo dicha relación sexual.





 





 





En cuanto a los métodos anticonceptivos, el 58,6% (n=51) de las usuarias refieren haber mantenido en alguna ocasión, relaciones sexuales sin desear gestación y sin haber utilizado precaución alguna.

El método anticonceptivo más utilizado por las usuarias encuestadas es el preservativo. Por orden decreciente los resultados obtenidos en cuanto a utilización de los métodos anticonceptivos por nuestras usuarias a lo largo de su vida han sido: el 88,5% (n=77) refieren haber utilizado el preservativo, el 75,9% (n=66) la anticoncepción hormonal combinada oral, el 49,4% (n=43) consideran el coitus interruptus como un método anticonceptivo relativamente seguro y por tanto lo usan como método habitual, el 19,5% (n=17) refieren haber utilizado el DIU de cobre, el 11,5% (n=10) el anillo vaginal, un 4,6% (n=4) refieren haber utilizado los gestágenos vía oral, y el DIU de levonogestrel, el parche hormonal, o el inyectable trimestral lo refieren utilizar un 2,3% (n=2) en cada uno de ellos. Además en la muestra recogida había tres mujeres que referían tener la ligadura tubárica bilateral hecha. La anticoncepción de urgencia la han utilizado un 35,6% de las usuarias alguna vez (n=31) como método anticonceptivo. Ha de tenerse en cuenta que los porcentajes de los métodos son independientes entre ellos, ya que una mujer puede usar varios métodos anticonceptivos a lo largo de su vida. Figura 5





En cuanto al grado de satisfacción  con el método anticonceptivo, en una escala del 1 al 10, donde 1 es muy insatisfecha y 10 muy satisfecha, el anticonceptivo reversible que mejor puntuación recibió fue el DIU de levonogestrel con un 8. Tras éste, llama la atención que el que obtuvo mejor puntuación fue el coitus interruptus con un 7,1 pese a ser un método no seguro. La anticoncepción hormonal combinada oral llegó al notable con un 7, seguido del DIU de cobre con un 6,8. El método anticonceptivo peor valorado fue el anillo vaginal con un 4,2 sobre 10. El preservativo obtuvo una puntuación del 6,3, y con un 6 el resto de métodos encuestados como el parche y el inyectable. La ligadura tubárica bilateral obtuvo un 10 en cuanto a satisfacción. Figura 6



 





Por último dentro de la anticoncepción hormonal combinada vía oral, el 48,5% (n=32) refirieron tener algún olvido en alguna ocasión.

Cuando se les preguntó acerca de quién les había recomendado ese método anticonceptivo. Los resultados fueron que el 72,7% (n=48) se lo había recomendado su ginecólogo, el 13,6% (n=9) ella misma, el 7,6% (n=5) un familiar o amiga y el 6% (n=4) el médico de atención primaria. Figura 7.





 



Nos pareció interesante buscar la posible asociación entre el nivel cultural y el método anticonceptivo, pero probablemente debido al tamaño muestral no existió significación estadística (p>0,05). Tampoco la obtuvimos cuando cruzamos otras variables.

 



DISCUSIÓN



La edad media de la primera relación sexual se equipara a la nacional, ya que, según datos de la Encuesta Nacional de Salud Sexual del Ministerio de Sanidad Política Social del año 2009, la edad media de inicio de las relaciones sexuales se sitúa en torno a los 17-18 años, mientras que en el grupo Daphne se sitúa en torno a los 16-17 años (5).

El preservativo y la anticoncepción hormonal combinada oral son los métodos anticonceptivos más utilizados por nuestras usuarias, resultados equiparables a los realizados por el Equipo Daphne en 2011.

Nos llama la atención que un 49,4% de las mujeres encuestadas utilicen como método anticonceptivos habitual el coitus interruptus (retirada del pene de la vagina antes de la eyaculación) y, a pesar de que es un método que no necesita preparación ni supone coste alguno, no está considerado como un método anticonceptivo recomendable, por la alta tasa de fallos debido a la presencia de espermatozoides en el preeyaculado (6).

Además el 58,6% de las mujeres encuestadas han mantenido relaciones sexuales de riesgo en algún momento, nos parece unas cifras muy elevadas; siendo por tanto una población de mujeres muy alta la que se expone a un embarazo no deseado y/o a una ITS, junto a otro grupo que quizás por desconocimiento, utilizan métodos no seguros ni efectivos para la prevención del embarazo.

Además durante nuestras entrevistas pudimos observar que existe entre las mujeres una mala prensa sobre determinados métodos anticonceptivos, como la píldora u otros métodos hormonales, ya que la mayoría de estas mujeres consideran que tienen numerosos efectos secundarios, como el aumento de peso o de  vello corporal y facial, en tanto no conocen ningún efecto no anticonceptivo beneficioso, razones por las cuales muchas de ellas la abandonan sin preguntar previamente a un facultativo. Si bien es cierto que, cuando hablamos de nivel de satisfacción, está bien situada en un notable.

Hemos observado también un desconocimiento acerca de los diferentes métodos anticonceptivos existentes en el mercado, muchas de las mujeres encuestadas sólo conocían el preservativo y la píldora. Por todo ello nos planteamos que quizás no estamos transmitiendo con claridad la información necesaria para que las mujeres puedan elegir, con conocimiento de causa, el método anticonceptivo que más se ajuste a sus preferencias y necesidades de salud. Otra razón que se plantea es que cuando una mujer solicita atención por su ginecólogo de zona, quizás éste no se encuentra accesible dado los trámites burocráticos y barreras administrativas. Estas reflexiones deben estar presentes por tanto a la hora de fijar nuestras estrategias de salud.

Según los criterios Médicos de Elegibilidad para el uso de anticonceptivos de la OMS (2009), los jóvenes son buenos candidatos a cualquier método anticonceptivo, y deberían tener acceso a elegir dentro de  una amplia variedad. Considera que: La edad no constituye una razón médica para negar el uso de un método anticonceptivo; En general, los jóvenes no presentan contraindicaciones para los métodos hormonales puesto que habitualmente son personas sana. Se debe valorar riesgo beneficio y sopesar con las ventajas de evitar un embarazo no deseado; Aspectos sociales y conductuales deberían ser considerados a la hora de la elección del método, valorando entre otros factores el posible  riesgo de infecciones de transmisión sexual.

En los países desarrollados buena parte del control de la fertilidad descansa en el uso de métodos anticonceptivos eficaces, que resultan de gran importancia para evitar, o disminuir, las cifras de interrupciones voluntarias del embarazo (2).

Cobra especial relevancia el transmitir la información de manera adecuada y comprensible, adaptando los términos y formas a las condiciones personales de cada usuario/a que demande información, explicándole no solo la existencia de los diferentes métodos, sino también su forma de utilización, su nivel de eficacia, sus riesgos y beneficios, y los motivos por los que precisa control y prescripción médica.

A la vista de nuestros resultados, donde un 35,6% han tenido un embarazo no deseado, y de ese 35,6%, el 70,9% han solicitado una interrupción legal del embarazo, consideramos esencial la prevención de los embarazos no deseados, ya que las consecuencias del mismo, aparte de psicológicas, sociales y económicas, pueden llegar a suponer un aumento de la mortalidad materna, aumento de la mortalidad infantil, abortos inducidos (en ocasiones realizados por personal no cualificado), y enfermedades derivadas del embarazo y parto.

En el campo de la salud sexual y reproductiva, se considera conducta de riesgo mantener relaciones sexuales sin protección que puede comportar efectos indeseados inmediatos, como una infección de transmisión sexual o un embarazo no planificado, o futuros, como esterilidad o pérdida de oportunidades por maternidad precoz (7).

En ocasiones consideran el aborto como única salida de esa situación. Y en efecto desde la antigüedad ha sido evidente que, en la mayoría de sociedades, testifican la voluntad de prevenir nacimientos no deseados (8).

Con todo ello, consideramos que la educación debe ser el principal arma que debemos utilizar los sanitarios para lograr nuestro objetivo que, en materia de salud sexual y reproductiva se trata de poder evitar embarazos no deseados, que las parejas tengan acceso a una adecuada planificación familiar y mantener una esfera psicosexual satisfactoria. Para poder ofrecer esa educación sanitaria de manera eficiente debemos conocer los profesionales sanitarios, la población con la que queremos trabajar, averiguando las necesidades sentidas y demandadas por dicha población. Nos parece útil realizar encuestas como la que hemos llevado a cabo para este estudio porque nos acerca más a la realidad de nuestra población.


Descargar versión PDF:

Ver PDF
Publicidad:
Referencias bibliográficas:

BIBLIOGRAFÍA 1. OMS. Criterios médicos de elegibilidad para el uso de anticonceptivos. 4ª ed. 2009.
2. Libro blanco de la anticoncepción en España. Sociedad Española de Contracepción en colaboración con la Federación de Planificación Familiar de España. 2005.
3. Documento de Consenso S.E.G.O. 2006
4. VII Encuesta Bayer Schering Pharma y Equipo Daphne. La Anticoncepción en España 2011 Estudio Daphne.
5. Bearinger LH, Sieving RE, Ferguson J, Sharma V. Global perspectives on the sexual and reproductive health of adolescents: patterns, prevention and potential. Lancet 2007; 396:1220-1231.
6. Pérez Campos EF, De la Viuda García E, Parera Junyent N. Manual de Sexualidad y Anticoncepción en Adolescentes. Abordando una etapa clave.  Edika med. 2010
7. Encuesta Nacional de Salud Sexual del Ministerio de Sanidad Política Social. 2009 y 2010. Disponible en www.msc.es
8. Díaz Blanco, JA. Prevención del aborto. Prog Obstet Ginecol. 2009; 52 (9):491-6.
9. Intervenciones para la prevención de embarazos no deseados en adolescentes. Revisión Cochrane. 2011 Número 1 ISSN 1745-9990.

Número actual


Edición Nº 37.ABRIL-MAYO-JUNIO 2020

Lo más leído
Comparte la noticia
Revista Iberoamericana de Fertilidad y Reproducción Humana
-

Una publicación de Editorial Médica

C/Lorenzo González, 2 - 1º Dcha 28017 Madrid