Este sitio web utiliza cookies, además de servir para obtener datos estadísticos de la navegación de sus usuarios y mejorar su experiencia de como usuario. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información en nuestra política de cookies pulsando aquí.
Entendido
|
Registro | Acceso | Síguenos en | Boletín diario | Buscar
Iniciar búsqueda
Cerrar
Editorial. Eric Saucedo

Síndrome de Ovarios Poliquísticos. ¿Cajón de Sastre?

Eric Saucedo Clínica IMAR (Murcia) Co-Editor Revista Iberoamericana de Fertilidad.
- 02/04/2019
Eric Saucedo. Clínica IMAR (Murcia)
Eric Saucedo. Clínica IMAR (Murcia)
El Síndrome de Ovarios Poliquísticos. (SOP) es una de esas patologías que muchos médicos siguen considerando un "cajón de sastre" (Que no es cajón desastre) refiriéndose al sitio donde se guardan cosas diversas y desordenadas… dichos cajones englobarían en la medicina a enfermedades con síntomas y/o signos confusos ó diagnósticos inespecífico. ¿Y es esto el SOP?
Irving Stein y Michael Leventhal en 1935 usaron una descripción general para aquellas primeras 7 pacientes a quienes se consideró ovario poliquístico. Posteriormente, los criterios usados desde 1990 (INH, Institute National of Health ó Bethesda) fueron los que se decidieron por 58 médicos entrevistados por Andrea Dunaif y ellos consideraron opsomenorrea, hiperandrogenismo y exclusión del resto de patologías.
Los criterios que siguen siendo los más usados son los decididos en una reunión de expertos realizada en el 2003 en Rotterdam y en donde se decidió tomar en cuenta la valoración de una nueva herramienta, el ecógrafo. Para que una mujer pueda ser considerada como SOP tendría que tener 2 de los siguientes signos y/o síntomas… ovario poliquístico por ecografía, hiperandrogenismo bioquímico ó clínico y anovulación demostrada por ciclos mayores de 35 días.
Sólo 3 años más tarde se vuelve a sugerir cambiar el criterio para diagnosticarlo y esta vez por una sociedad específica de SOP. La Sociedad de exceso de andrógenos y SOP (AEPCOS). Ellos sugieren que la mujer con SOP necesariamente debe tener hiperandrogenismo, pilar esencial, sumando a dicho signo/síntoma cualquiera de los otras dos. (ovario poliquístico por ecografía ó anovulación.)
En esta década se ha generalizado intentar demostrar que el SOP tiene básicamente cuatro grupos de fenotipos dependiendo si tiene los tres de los criterios descritos. (SOP clásico) ó sólo alguno de ellos y con esto surgen los SOP sin morfología ecográfica (B), SOP ovuladores (C) y SOP sin hiperandrogenismo (D), cada uno de ellos con características especiales y con mayor ó menor riesgo endocrinológico. Tanta importancia está cobrando esta nueva forma de subdividir la patología, que de 10 mil referencias en pubmed de SOP, mil de ellas ya se refieren a fenotipos.
Sin embargo, aunando a la diversidad de fórmulas diagnósticas se suma la forma de considerar un signo ó síntoma como válido para SOP. Por ejemplo, en el hiperandorogenismo clínico ¿se debe considerar la influencia racial?, ¿es importante considerar que la depilación hoy es una moda? y si entonces sólo consideramos la determinación de andrógenos séricos como el índice de testosterona libre ¿que hay respecto a las variaciones entre las formas de cuantificarla?
¿Por qué deben tomarse 35 días como patrón para definir anovulación? y si al final es así, a lo largo de un año ¿Cuántos ciclos deben de tenerse con esta periodicidad para considerad el diagnóstico? Y si entramos al dato de la ecografía… ¿Debe sólo considerarse la cuenta folicular y olvidarnos ya del estroma?, al final ¿Cuál es el número total de folículos? ¿10, 12 ó 25 como sugieren algunos autores? ¿Collar de perlas ó distribución irregular…? Con todas estas dudas, ¿debería además tomarse en cuenta alguna nueva herramienta diagnóstica como la determinación de hormona antimulleriana?. ¿La resistencia a la insulina debería ser siempre valorada? y si es así ¿Cuál será la forma ideal para determinarla?
Con todas estas dudas respecto a la manera de diagnosticar el síndrome de ovario poliquístico ¿podemos considerar entonces que aún es un cajón "desastre"? y por lo tanto ¿debemos darle más importancia a ésta "camaleónica" patología?
Comparte la noticia
Revista Iberoamericana de fertilidad
-

Una publicación de Editorial Médica

C/Lorenzo González, 2 - 1º Dcha 28017 Madrid